EL PROYECTO

Resocialización y reeducación son las piedras angulares de esta actividad que utiliza la ciencia y el medio radio como los canales para la consecución de los propósitos previstos

“La Universidad debiera ser una especie de adalid a la hora de concienciar a la población en general, y muy especialmente a los que no pasan por sus aulas, acerca de los incesantes progresos del saber humano”. Esta frase pronunciada por el conocido divulgador Manuel Toharia sirve para justificar el objetivo de esta actividad de acercamiento de la ciencia y la tecnología a colectivos marginados. El conocimiento científico es fundamental en las sociedades actuales. Por eso, no hay razón para que las personas privadas temporalmente de libertad no disfruten de ese derecho. Con esta filosofía se plantea la puesta en marcha de un proyecto de divulgación científica en un contexto nada cotidiano: el Centro Penitenciario de Badajoz.

En La Ventana de la Ciencia es la propia población reclusa la que tiene una función proactiva en la confección de los programas de radio. La idea que se persigue es que estos espacios semanales, de una hora de duración, sean realizados íntegramente por personas que en estos momentos se encuentran en situación de privación de su libertad. Por ello, son los propios presos quienes abordan diversos temas de investigación de interés general.

Ellos son los encargados de construir un discurso en torno a la ciencia y la tecnología (temas de divulgación, resultados de investigaciones de científicos de su entorno….)    para el cual no sólo deberán ponerse de frente a los micrófonos sino que previamente tendrán que desarrollar labores de documentación, producción y análisis de tipo colaborativo para la construcción de un mensaje con ciertas particularidades al haber sido realizado desde una mirada diferente, la del encierro.

Pensamos que este proyecto logra un doble objetivo. Por una parte, es una actividad motivadora que mejora la capacidad de resilencia de los internos a través de un instrumento poco utilizado para ello como es la comunicación científica. Y es que, como indica Goffman (1989) “la sensación de ser una persona normal, un ser humano como cualquier otro, un individuo que, por consiguiente merece una oportunidad justa para iniciarse en alguna actividad, puede ser uno de sus más profundos sentimientos acerca de su identidad”. Por otro lado, esta iniciativa ayuda a desmitificar el imaginario colectivo y erradicar ciertos estereotipos que existen en torno a estos individuos invisibles a ojos de la sociedad, haciendo llegar a esta un nuevo concepto donde se ponga de manifiesto cómo detrás de los muros de una prisión existen personas que son capaces de aportar a la sociedad nuevos puntos de vista.

Resocialización y reeducación son, por tanto, las piedras angulares de esta actividad que utiliza la ciencia y el medio radio como los canales para la consecución de los propósitos previstos.

Cada espacio se emite a través de la radio por internet universitaria los miércoles y domingos a las 11h en www.ondacampus.es. También se encuentran disponibles en formato podcast en el canal IVOOx.